separator

Sesiones de coaching infantil

Los niños nos preocupan. Ya se ha demostrado que durante la infancia los niños tienen “una piel muy fina” que deja traspasar todo: lo que viven, lo que les decimos, les dicen o no dicen… Y todo les marca notablemente, creando miedos y bloqueos que siempre se pueden superar.

¿Para qué sirve el coaching infantil? ¿qué se hace?

La mayoría de los “problemas” cotidianos que manifiesta un niño, no suelen ser cuestiones patológicas, pero en la sociedad etiquetamos rápidamente con términos que no han sido previamente diagnosticados por profesionales sanitarios:

“Mi hijo tiene déficit de atención”

“Es hiperactivo, no para”

“Tiene ataques de ansiedad en los exámenes”

“Tiene depresión, no quiere salir”

“Es bipolar, tan pronto es bueno como es malísimo”

“Está obsesionado de forma compulsiva con la consola”

Pero los niños son niños. Van a quererlo todo, van a quererlo ya y harán todo lo que esté en su mano -de forma consciente e inconsciente- para cubrir sus necesidades de atención y amor. Esas necesidades toman muchas formas a nivel de comportamiento, por ejemplo: actitud rebelde o sumisa en exceso, dejadez o hiper-responsabilidad en los estudios o en casa, dificultad para expresar emociones o gestionarlas, timidez, hipersensibilidad a la crítica, intolerancia, frustración…


familia_r

El acento no está puesto en el problema, sino en los recursos.

El coaching infantil no pone en el acento en el problema, sino en los muchos recursos que tienen el menor y su entorno para que el niño se desarrolle plena y satisfactoriamente. A través de diferentes técnicas y juegos, el niño toma consciencia e integra aquello que le hace falta para sacar todo su potencial. Los padres tienen un papel fundamental, participando en las sesiones para tomar consciencia de cómo contribuir al cambio abandonando ciertas creencias y patrones que mantenían el problema.

Metodología

Solemos acudir a un coach cuando hay un problema que nos preocupa a nivel de comportamieto y es una buena opción. Además,  el coaching es realmente fantástico para establecer los cimientos de lo que será un adulto con identidad propia, con confianza, protagonista de su vida, sabedor de sus talentos y con una vocación clara para vivir una vida de propósito. Nuestra metodología de coaching + mentoring infantil trabaja de manera muy efectiva todas la áreas que están implicadas en el alineamiento de un niño:

IDENTIDAD

¿Quien soy más allá de lo que hago, sé, tengo, o se ve de mí? ¿Quién elijo ser ahora que soy un ser diferente a mis padres?

CREATIVIDAD

Desarrollo de la capacidad de SOLUCIONAR problemas cotidianos o incluso para trabajos académicos, proyectos y planificación de un futuro.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Herramientas psicoeducativas que llevan a la toma de conciencia emocional y a la gestión inteligente de las emociones propias y de las de otros.

DESARROLLO DEL TALENTO

Identificación de mis pasiones y talentos predominantes. Orientación del futuro académico con respecto a mis potencialidades.

EL BIENESTAR

Técnicas para estar en el presente, disfrutar del proceso, ser consciente de los sistemas a los que pertenece y cómo les influye y puede influir.

ACCIÓN Y OBJETIVOS

Desarrollar las habilidades necesarias para poner en marcha sus objetivos con compromiso y responsabilidad.

PROPÓSITO

Tomar conciencia de su propia transpersonalidad, su PARA QUÉ en la vida y cómo puede ponerlo al servicio de los demás según la etapa en la que se encuentra.

¿QUÍEN ES EL COACH?

¿Qué formación y experiencia tiene?

Valeria Aragón

Directora de Eleva y Pequeños Pensadores. Coach PCC por ICF y Senior por AECOP. Trainer Internacional de PNL por la ITA. Máster en Terapia con Hipnosis Ericksoniana. Especialista en Sistémica de Equipos y Familia.

Preguntas frecuentes

Las sesiones duran de una hora a hora y cuarto. En ese tiempo a veces el coach trabaja a solas con el menor, y en otras ocasiones está junto a los padres o hermanos si fuera necesario. En todas las sesiones, al final padres y niños ponen en común el plan de acción y las responsabilidades de cada parte.
Depende de cada caso y de las necesidades del menor, que es junto a sus padres quien elige la continuidad de proceso o su finalización. Los procesos duran de media de 4 a 10 sesiones. La frecuencia suele ser semanal, quincenal o mensual, dependiendo de las necesidades de acompañamiento que manifiesten el menor y la familia. Si a la tercera sesión no hay mejoras observables, el coach da por finalizado el proceso.

Temas de rendimiento (académico, deportivo, etc.), motivación, desarrollo del talento y acompañamiento en elecciones de futuro académico y profesional, gestión de conflictos, autoestima, gestión de las emociones, relación paternofilial y cualquier cuestión relativa al ámbito infantojuvenil que no esté dentro del marco de la patología. En estos casos, se cuenta con psicólogos especializados para el acompañamiento.

¿Hablamos?

Fórmate en Coaching Educativo

Curso de Coaching Educativo

Infantojuvenil y Familiar

Cerificador por ICF

Algunos objetivos comunes

Colegio

Acoso escolar, desmotivación, problemas de concentración, falta de confianza en las propias capacidades, irresponsabilidad, actitud rebelde, beligerante o excesivamente sumisa con profesores y compañeros, mala organización.

Familia

Procesos de divorcio, enfrentamientos continuados e intensos entre hermanos, falta de comunicación, conflictividad constante, malos comportamientos, enfermedad de los padres o hermanos, fallecimientos.

Personal

Baja autoestima, problemas de alimentación, mala gestión de las emociones, hipersensibilidad a la crítica, indecisión constante, falta de autonomía, negatividad, victimismo, hiperresponsabilidad, perfeccionismo y rigidez, alta capacidad, timidez excesiva, agresividad excesiva, confusión en la orientación sexual, fobias.

¿Quieres conocer más del Coaching?

Estos cursos pueden interesarte