Sesiones de coaching personal

Tú mueves los hilos que dirigen tu vida. ¿Conoces los hilos que te manejan? Si no estas donde quieres, es porque no los conoces, y el cometido de Eleva es que los identifiques para que comiences a moverlos en tu beneficio.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

Es un camino de crecimiento en el que tú encuentras la solución adecuada para tu desafío. A través de las preguntas y ejercicios, tomas conciencia de diferentes perspectivas, creencias que te limitaban y nuevas estrategias, permitiendo así que el camino hacia tu objetivo sea cada vez más nítido, y es ahí donde comienza la ACCIÓN. Sin acción no hay CAMBIO, y el coaching es cambio.

Tú decides tanto tu ritmo como las acciones que llevarás a cabo. Creer en ti, responsabilizarte y comprometerte con tu objetivo es la clave de tu éxito personal, y siempre se está a tiempo si tienes la valentía de empezar.

Mejoras

Tu autoestima en general o de forma específica en procesos de divorcio, pérdida de empleo, conflictos familiares, sociales…

Trabajar la aceptación personal y de los contratiempos de la vida, para sentirte bien contigo mismo.

Establecer mejores relaciones con los demás: compañeros, hijos, pareja…

Lograr tus objetivos.

Gestionar tus emociones y usarlas en tu beneficio.

Descubrir tu pasión y vivir de ella.

¿Qué hace y qué NO hace un coach?

De hecho hay que romper con la concepción de asesor/consultor donde hay una transferencia de información. En el coaching, el coach SABE que el coachee tiene todos los recursos necesarios para alcanzar su meta, únicamente necesita hacerlos conscientes y ponerlos en uso.

A través de técnicas especializadas, el coach hace de espejo al coachee en sus propias incoherencias, del mismo modo que también proyecta en ese espejo lo que sí es un talento o recurso en él para que se sienta poderoso, capaz y responsable de su estado actual y futuro.

Emitir juicios colocaría al coach en una posición de superioridad totalmente falsa y tóxica para la relación que mantiene con el coachee. Y esto es así no solo porque no hay nadie mejor que el coachee para encontrar sus propias soluciones, sino también porque, cuando una persona comprende la finalidad última de sus actos, puede encontrar formas alternativas de conseguir lo mismo con menos coste para sí mismo o para su entorno. Y ese es precisamente el cambio que estaba esperando.

¿Hablamos?

Ir arriba