Inteligencia Emocional “¿Qué impide que hoy te suicides?”

¿Qué impide que hoy me suicide? Una frase muy dura que nos regaló Viktor Frankl, un conocido Psiquiatra Alemán que estuvo desde 1942 a 1945 en cuatro campos de concentración, incluyendo Auschwitz, conocido como el campo de exterminio. Lo que experimentó y descubrió en esos años es inimaginable, pero logra sobrevivir, aunque vió como no lo consiguió ni su mujer, ni sus padres, ni su hermano, ni su cuñada, ni muchos colegas y amigos. Hoy con ayuda de la Inteligencia Emocional intentaremos responde a este tipo de dudas, para poder VIVIR en grande.

Gracias a esa experiencia, centró su vida en enseñar al mundo, que cuando una persona encuentra el SENTIDO DE SU VIDA, puede con todo:
“Incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, los seres humanos preservamos la capacidad de elegir la actitud con la que afrontamos nuestras circunstancias. Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino. Y es precisamente esta libertad interior y espiritual la que nadie nos puede arrebatar, la que confiere a la existencia, una intención y un sentido”

Este concepto es lo que Viktor Frankl llamó la Logoterapia, un reencuadre de la vida que empuja a la persona a ser protagonista de su propia historia, de su felicidad, de sus logros dado que el hombre esta llamado a elegir un proyecto de vida en conformidad con su propio ser y valores, por lo tanto es el “constructor de su destino”, sin echar la culpa a otros, ni a las circunstancias. Es un ejercicio de absoluta responsabilidad sobre su felicidad.

Volviendo entonces a la pregunta que abre este artículo, ¿cuáles son tus razones para VIVIR?, no hablo de sobrevivir, si no de moverte por la vida con disfrute y un sentido que te valga a ti y del que te puedas sentir orgulloso al final de tus días.
VIVIR en grande, no es matarte poco a poco en un trabajo que no te gusta, lejos de lo que quieres, huyendo de lo que no quieres, no brillando por miedo a no encajar, maltratando tu cuerpo, pasando las horas en automático, identificado con la voz de tu cabeza llena de miedos que te mantienen estático donde estás. Vivir es otra cosa, pero ¿qué?

Es mucho más fácil decir qué no es vivir, que decir QUÉ Sí ES VIVIR, por eso te propongo que lo pienses y lo escribas ¿qué es VIVIR para ti?, ¿Qué te mantiene aferrado a la vida?

Valeria Aragón.

Deja un comentario