fbpx

Respeta el orden de llegada, si quieres conservar tu empleo.

Respeta el orden de llegada, si quieres conservar tu empleo.

No deja de sorprenderme lo fácil que es que el miedo nuble el sentido común. Seguro que conocéis el caso de nuevos fichajes que se incorporan a equipos de trabajo de una empresa y lo hacen cual elefantes en una cacharrería. Es tal el ansia de demostrar su valía para el puesto, que casi desde el primer momento que toman el cargo proponen cambios sustanciales, critican lo que se ha hecho con anterioridad, ningunean a los que llevaban el proyecto anteriormente… pues bien, estos comportamientos desequilibran el sistema de la empresa e impiden el buen funcionamiento de la misma.

Respetar el orden de llegada es una de las tres leyes sistémicas por las que todo equipo, empresa y familia se mantiene en equilibrio, y que cuando se vulnera, antes o después, genera conflicto. Esta sencilla ley de prevalencia viene a decirnos que cada vez que nos incorporamos a una empresa hemos de honrar lo que allí había, así como que a igualdad de jerarquía, quien ha llegado antes tiene derecho sobre el que llega después.

Por ejemplo, estaremos respetando esta ley si tenemos el gesto de valorar el trabajo e incluso los errores de miembros de la empresa, pues al fin y al cabo han permitido que perdurara hasta del día de hoy. Estaremos respetando esta ley si tenemos a bien pedir opinión a quienes llevan más tiempo en la empresa, aunque en última instancia tomemos -en consonancia a nuestro cargo-, la decisión que creamos más oportuna y, estaremos respetando esta ley, si permitimos a quienes teniendo la misma jerarquía pero más antigüedad, tengan ciertos privilegios que los que llegan después, aunque sean cosas tan sencillas como asignar la plaza de aparcamiento más cercana a la puerta.

Estas premisas que podrían encajar en el marco del sentido común o incluso las buenas formas, se ven muchas veces vulneradas por la inseguridad personal o por la mal interpretada vulnerabilidad que se deduce de una persona que pregunta o considera a quienes llevan más tiempo, antes de imponer su criterio.

Un profesional seguro de sí mismo se permite valorar a los otros y darles su lugar, sin miedo a pensar que otros le verán incapaz o inferior en su empleo.

Si te ha fascinado nuestro articulo, estamos encantados de recibirte en nuestro blog donde podrás seguir aprendiendo más con nosotros. Si tienes alguna duda o consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Valeria Aragón.

Deja un comentario